Relatoría #13_ 28 de Mayo

Nos reunimos en INTERMEDIAE, y comenzamos en torno a las 18:30. Somos en torno a 10 asistentes.

Orden del día:

  1. Explicación general de la actividad de la asociación “A Pie”, por parte de Verónica Martínez.
  2. Valentina Tanese, integrante del estudio INTERURBANO, presenta el proyecto de reactivación de espacios a partir de procesos participativos “Landscape Coreography”.
  3. Como presentar a La Mesa en el encuentro “Sacar la Crítica a paseo” en Medialab- Prado el día 3 de junio. [ Reflexiones internas sobre el funcionamiento de la propia Mesa ].
  4. Encuentros con la Administración.
  5. Orden provisional para la próxima reunión.

1. La asociación “A pie”

Nace en 1995 como una asociación de viandantes para promover que el peatón sea tenido en cuenta en la agenda política de Madrid, reivindicando que el peatón no es tenido en cuenta ni en la creación de espacio público ni en el desarrollo de documentos técnicos urbanísticos.

Se realizan Boletines, cuadernos y talleres más o menos frecuentes con su actividad, con el objetivo general de aumentar el “empoderamiento ciudadano” y mejorar los espacios de la ciudad, que se pueden encontrar en http://www.asociacionapie.org/

2. Proyecto “Landscape Coreography

Valentina comienza hablando de la asociación Labuat (Taranto, Italia), de la que forma parte, como partner del proyecto Landscape Coreography. Es una asociación creada hace ya unos años, y se ha mantenido latente aunque algunos de sus miembros han cambiado de ciudad, para intentar sacar adelante proyectos de vinculación social y urbanística en la ciudad. Desde entonces, ha estado vinculada al espacio sobre el que hoy se habla el llamado “parque arqueológico”, abandonado desde hace años debido a los restos de muralla romana que en él se encuentran.

Como posibilidades para activar el parque, siempre se plantearon cuestiones relacionadas con actividades naturales, como cultivos, pero nunca cristalizó en nada hasta que se monta un equipo con gente de Taranto, Nápoles, Siena, Berlín y Madrid, para revitalizar espacios degradados dentro de un proyecto conjunto en tres ciudades de tamaño medio (Taranto, en Italia, Cottbus en Alemania, y Cluj Napoca, en Rumanía) que comparten una degradación laboral, social y ambiental importante, relacionada con una gran presencia Industrial. Para dejar clara su filosofía “viva”, las etapas del proyecto se estructuraron siguiendo las fases de un cultivo (conocimiento, siembra, crecimiento y recogida de los frutos).

Todo esto se tradujo en un equipo coordinador, situado en Milán, un grupo local en cada ciudad.

En el caso de Taranto, la mayor planta de acero de Europa (Ilva), junto a otra de hormigón y una refinería de petróleo, forman una Mega-Infraestructura Industrial de 20.000 trabajadores que se sitúa al lado de la ciudad de Táranto y ocupa una superficie de terreno equivalente a la de la propia ciudad. Además, un área militar naval corta el acceso al mar desde la ciudad.

El complejo industrial ha generado un problema muy importante de contaminación medioambiental, en cuanto a emisiones y residuos, almacenando materiales metálicos volátiles al aire libre, mezclándose con el aire, siendo acusados por la fiscalía de graves problemas sanitarios en la población.

Una de las consecuencias ha sido la disminución de la población joven, que ha emigrado para buscar mejores oportunidades.

Desde esa situación, el proyecto se pone en marcha poniéndose en contacto con gente que ya operaba en el parque, como un grupo de jóvenes que consiguieron la cesión por parte del Ayuntamiento de un pequeño edificio llamado “Arqueotower”, concebido originalmente como puerta y mirador del parque que una vez se pensó en desarrollar en la zona; o con “Gaetano”, el dueño de un chiringuito móvil sin licencia que lleva tiempo funcionando en el parking construido para el parque; o con el colegio que se sitúa en el perímetro del parque; o, más tarde, con el llamado “comitato”, un grupo que nacido sin relación con el parque para quejarse de las precarias condiciones de los trabajadores de Ilva, ha convergido sus intereses con los del proyecto, tomando el parque como centro de operaciones. Nace al margen del sindicato oficial, demasiado relacionado con los propietarios como para oponerse a sus prácticas. El proyecto les buscó de manera libre, les iba dando sugerencias, ellos iban imaginando posibilidades y los objetivos comunes se unieron en el Parque.

En la fase posterior se están desarrollando los talleres que debrían dar forma a esas ideas y pensar la estrategia para llevarlas a cabo. El último de ellos coincidió con la fiesta del trabajo del 1º de mayo, y con un gran concierto (20.000 personas) de celebración del aniversario de la formación del comitato, que ha devorado la expectativa de desarrollar los trabajos del taller (taller y concierto comparten espacio físico). Profesionales y artistas de primer nivel colaboraron desinteresadamente para llevarlo a cabo. El equipo decidió dejar evolucionar sin interferir lo que tan naturalmente había surgido, y como manera de colaboración, decidió apoyar el evento financiando la instalación de un espacio lúdico efímero hinchable para dinamizar el espacio.

Esta estructura, que fue muy bien aceptada por el público, se mantendrá otros tres meses en el lugar como germen de nuevos procesos, desarrollados por los vecinos, que paralelamente se han activado y organizado animados por la energía de las actividades del comitato, cristalizando el conjunto en los primeros talleres de mobiliario urbano, y en asambleas para decidir los procesos de evolución, y el proyecto aporta sus conocimientos técnicos y financiación, allí donde ellos lo solicitan.

Dentro de un proyecto de participación, es importante hacer constar los problemas internos de participación en el propio equipo, que no ha sabido gestionar correctamente los enfrentamientos entre el grupo local y el grupo coordinador.

El apoyo de la Adinistración local ha sido nulo en esta fase, en la que finalmente debía ser activo. Se ha negado a aportar 25.000 euros pactados en servicios, un problema importante en un proyecto cuyas normas de financiación europea son de 50/50, es decir, que se aporta el 50% de la financiación sólo si hay otro 50% de inversión local.

De nuevo, re-aprender que un proyecto de activación urbana siempre sorprende (nunca toma el camino imaginado) está siendo interesante porque nos vuelve a demostrar la independencia del proceso social y urbano de nosotros mismos, los que pretendíamos activarlo.

Debate:

Manu_Z. Lo importante es cómo el arquitecto llega allí y se da cuenta de que hay que amoldcarse.

Fabio. ¿Cómo os lo estáis planteando? ¿Cómo ven los vecinos vuestra presencia?

Valentina. El proceso está empezando, pero en principio nos da la impresión de que nos ven como aliados. Estamos contactando con los vecinos, y algunos están implicándose de verdad, proponiendo incluso conectar su agua al parque, uno de los principales problemas para empezar a hacer algo (la falta de agua).

Jorge. Si es 50%/50%, ¿Quién pone el dinero?

Valentina. Los socios son entidades como la Comunidad de Puglia, 2 Universidades italianas, una alemana, etc. Y una parte del equipo se dedican a buscar financiación oficial.

Azucena. El presupuesto es una valoración muy estimativa, es una negociación discursiva, no tienes que contrastarlo, es muy etéreo. ¿Cómo lo valorizáis?

Manu_Z. Un alquiler podría valer, pero ¿cómo justificas el valor? Y recuerda los problemas en Seco.

Aurora. ¿Cómo se toma la decisión concierto vs taller? ¿Creéis que ha faltado algo por el hecho de haber tenido que elegir?

Raúl. No sentimos que haya faltado nada porque ha evolucionado naturalmente.

Manu_Z. Es importante tener el debate de si es necesario el enfrentamiento entre si el desarrollo de proyectos de este tipo debe realizarse desde una perspectiva principalmente política o social, o escultórica. No hay una sola manera de atacarlos, no hay un solo procedimiento, ambos en solitario son ficticios.

Azucena. Apoya “las 100 metodologías”, como manera de afrontar estas cuestiones, remarcando la mutiplicidad de caminos que pueden llevar a un mismo objetivo, y en la misma línea, reivindica la importancia de la existencia de espacios sin contextos dirigidos como germen de esos nuevos caminos que puedan surgir del espacio de lo imprevisible.

Manu_Z. En la misma línea recuerda el proyecto “espacios pa ná”, realizado en la ETSAM en 2001, en el que se definían infraestructuras en la ciudad para que pudiera ocurrir cualquier cosa, sin programa. Subraya que le apena que existan los debates excluyentes entre construcción o construcción de de procesos sociales, ya que deberían ir en conjunto, de la mano, sin oponerse, sin excluirse.

Raúl. De acuerdo en la filosofía, con el matiz de que nosotros somos partidarios de trabajar en cada momento amoldándonos a las herramientas con las que nos encontramos, y si el equipo antes de nuestra llegada tira por una cuestión social, con esas herramientas trabajaremos, y si tira por la construcción de un objeto domo catalizador de la acción, intentaremos amoldarnos también, en vez de abandonar una acción por no estar de acuerdo con un tipo de debate como ese.

3. Como presentar a La Mesa en el encuentro “Sacar la Crítica a paseo”

Fabio. ¿Cómo nos presentamos?

Explicación (Alberto). “Sacar la crítica a paseo“ consta de una serie de seminarios de los que esta es su segunda temporada. En la anterior se hicieron 6 seminarios. Nace para ayudar a generar un lugar en el que colectivos que investigan la ciudad desde una perspectiva científico-social fuera de la Academia, puedan reunirse con representantes de la Academia y todos puedan explicar qué y cómo lo hacen.

Como en esa primera temporada no tuvo éxito la participación de la Academia, para esta segunda se ha prescindido de ellos, se ha convertido en itinerante, y se desarrolla en lugares diferentes (Matadero, La Cebada, Esto es una Plaza, MediaLab Prado, etc).

Se trata de que la gente cuente lo que hace y se generen espacios de encuentro, fricciones, debate.

En la semana del 3 de junio habrá otro encuentro, que evolucionará dependiendo de quién se presente. Como manera de actuar en ese momento desde La Mesa, se propone dejar a VIC contar el Vivero de Iniciativas Ciudadanas y aprovechar para que “La Mesa” encuentre un eco en esa conversación.

Manu_B. Recomienda leer el “Menú de Temporada”, en el que VIC ha definido muchos ingredientes, y comenta que han omitido algunos enlaces para no crear demasiada polémica, centrándose en hacer una revisión sin entrar a una crítica combativa.

Aurora. Parece que siempre tiene que ser todo o blanco o negro, que si se hace una crítica por mínima que sea, que se está totalmente en contra… ¿por qué, si los grises existen?.

Manu_Z. A veces el medio es más radical, como en el Lab.Pro.Fab.

[Reflexiones internas sobre La Mesa] Fabio en este momento propone unas reflexiones internas sobre la propia mesa, que traslada a La Mesa a partir de cuestiones que diferentes personas le han planteado durante la semana, puesto que, si La Mesa quiere empezar a generar contenido, ¿no debería comenzar a definir sus metodologías?

¿Es La Mesa realmente inclusiva, permeable y accesible?

¿Es fácil para los recién llegados involucrarse y participar? (a algunos les cuesta integrarse). Se plantea si la cuestión tiene que ver con que haya personas con más peso en la mesa que otras que vayan tejiendo el discurso a su modo (parece que hay gente que ha abandonado la mesa por esa razón).

¿Qué pensaría el Movimiento Feminista sobre La Mesa y cómo seria un acercamiento “de genero” a la ciudad?

Debate:

Verónica. En “A pie” pasa lo mismo, los que participan suelen ser gente que trabajan sobre la ciudad, y “si somos los que somos, es lo que hay”, y quien no quiera, que no venga.

Azucena. Lo que me interesa de La Mesa es la perspectiva diferente de cada uno, diferente a lo que propone el Vivero de Iniciativas Ciudadanas, que es una lista, un ejercicio de investigación igual de bueno, pero más direccionado, otro de “los 100 métodos” posibles.

Jorge. Le interesa lo de VIC como voyeur, para verlo y discutirlo después, no para generar. Esa densidad y tanta palabra nueva le cuestan y se pregunta ¿cuál es la necesidad de crear esos conceptos nuevos? ¿Es porque hay que discutir de otra manera la ciudad?

Aurora. En La Mesa las palabras son para entendernos mejor entre nosotros, no necesitar glosario demuestra su inclusividad, se trata de venir y charlar, ¿cómo se podría ser más inclusivo? ¿Convocar por internet? ¿Cuál es el problema de la mesa en ese sentido?

Azucena. “La metáfora de las cañas”. Mientras todo se necocie a partir de las 9 detrás de unas cervezas, la cosa no va bien, porque no todo el mundo podrá asistir. Diferenciar el contexto de trabajo y diversión, teniendo en cuenta que en muchos casos en un ambiente distendido es donde salen las ideas, no es bueno.

Juan. En otros grupos a veces hay alguien que hace de introductor de los nuevos, pero La Mesa no es exclusiva por no hacerlo, desde la perspectiva de ser más o menos nuevo, y asistir a título personal, sin pertenecer a ningún colectivo.

Jorge. Siempre es difícil comenzar a hablar, pero luego “te empoderas” cuando sabes de qué va cada uno. Es difícil hacer un discurso sin un contexto.

Aurora. Es más libre no saber lo que hace el otro ni lo que tiene detrás. El contexto se hace entonces aquí, y lo que importa es lo que pasa aquí, no las opiniones del colectivo al que se representa.

Se habla de que podría ser interesante la existencia de la figura de una persona que hiciera de introductor de los que van llegando.

Y el lunes, ¿quién va a Medialab?

Azucena. Puede que lo mejor para hablar de La Mesa sea generar una mesa, no un auditorio.

4. Encuentros con la Administración

Manu_B. (resumen rápido de la reunión previa sobre los encuentros con la Admon.) Algunos de La Mesa quieren tener una relación con la Admon., y por parte de la Admon. también quieren, pero necesitan un canal formal que les permita asistir como técnicos. Casi toda la reunión sobre el tema fue para ver cómo se les iba a invitar (Madero/Intermediae/Citykitchen), e incluso se llegó a proponer un encuentro “0” con los técnicos para que ellos mismos propusieran cómos ser invitados.

Se debatió también sobre si los encuentros deberían realizarse dentro de un marco teórico o de uno práctico, y que se abriría un pirate pad. Se concluye que deben presentarse unos objetivos claros porque la Admon. lo necesita para seguir adelante.

Finalmente se propone que el nombre salga del hecho de que los intereses de La Mesa y los de Citikitchen confluyen en él, y que se llame “Las Mesas de Citykitchen”.

María. Ha hablado con Mari Sol y José Luis, del Ayto., y el plan es captar el mayor número posible de “técnicos sensibles”. Proponen que la invitación formal se envíe a todas las direcciones generales interesadas a la vez, argumentando las razones, sesiones, horario, periodicidad, etc., incluyendo la lista de técnicos propuestos para asistir (los jefes dejarán asistir a sus técnicos si otros dejan también), y que debería ser a través de Matadero.

Manu_Z. Se debería intentar arrancar la primera reunión dentro de junio.

5. Orden para la próxima reunión.

Los posibles puntos a tratar la siguiente reunión (11 de junio a las 18.00h) son:

         Ana Laura?

         FRAM y/o

         la invitación al grupo de mapeo para que cuente cómo va.

María. Comenta e invita a participar en una acción relacionada con alcorques y cultivos cuidados por los ciudadanos que se está iniciando en C/ Cavanilles? con actividades que realizará el colectivo “La piña” –con el permiso del Ayto.-, y que pretende expandirse a otras calles de la ciudad.

Anuncios