La Mesa 2015: tenemos un plan

La política municipal acelera su ritmo mientras deja atrás a la ciudad: reordenaciones que entregan la urbe a un diseño apresurado que cierra posibilidades de una ciudad aún por construir. Son muchos los que pretenden legarnos otra ciudad y negarnos el derecho a decidir sobre ella. Ante ese panorama, las iniciativas que debaten sobre la ciudad y construyen una distinta proliferan, La Mesa ciudadana es una de ellas. Durante más de dos años La Mesa ha sostenido una invitación abierta a la discusión e intervención sobre la ciudad. Pero La Mesa no ha pretendido establecer consensos sino alumbrar nuevos conceptos, no ha perseguido diseñar modelos de ciudad sino forjar sensibilidades urbanas que nos permitan pensar e intervenir en la ciudad.

La Mesa se ha esforzado por componer una infraestructura capaz de hacer visible asuntos que nos conciernen a todos, a todas; y lo ha hecho mediante un gesto pedagógico. Por ella han pasado proyectos e iniciativas urbanas desarrolladas en los últimos años que nos han enseñado cómo construir una ciudad distinta; de ellas hemos aprendido y otros y otras han aprendido después de nosotras. A lo largo del itinerario compartido hemos descubierto que sabemos menos de la ciudad de lo que pensábamos y que necesitamos aprender mucho más. Nos hemos hecho preguntas y generado grupos de trabajo para explorarlas. En este contexto, Las Mesas de Citykitchen celebradas durante 2013 y 14 fueron un ensayo de aprendizaje: técnicos y responsables de la administración se reunieron periódicamente con iniciativas ciudadanas y vecinales para aprender unos de otros en un gesto de ida y vuelta. La Mesa, una infraestructura ciudadana para intervenir en la ciudad, se convirtió en el mobiliario de para esa cocina urbana. Una elección de nombres plena de sentido que evidencia la importancia de las infraestructuras abiertas para tomar parte en la ciudad.

Durante estos dos años la ciudad ha seguido su ritmo de transformación, intensificado en los últimos meses. Ese cambio está plagado de horrores urbanos que son también errores de ciudad. Quizás nos equivocamos con esa calificación, aunque no lo creemos, pero estamos dispuestos a poner en riesgo cada una de nuestras concepciones si gracias a ello somos capaces de componer una ciudad común en la que todos tenemos cabida, más justa con unos y otras. Queremos retomar el camino andado y continuar reuniéndonos en torno a La Mesa. La propuesta abierta y en construcción para el próximo día es triple.

i) El Ayuntamiento de Madrid en su afán apresurado pretende dar el visto bueno al plan para un enorme centro comercial frente a Matadero. La decisión forma parte de un proceso acelerado de reordenación urbana que el Ayuntamiento ha adoptado en los últimos meses. Queremos poner el asunto sobre La Mesa y abrirlo a debate; preguntarnos por una agenda común que contextualice el problema como parte de ese proceso de reordenación urbana.
ii) Durante 2014 el proyecto Citykitchen ensayó a través de La Mesas de Citykitchen en Intermediae cómo podría ser el diseño de un espacio pedagógico destinado al diseño de la ciudad. Queremos seguir explorando cómo hacer de la pedagogía un espacio político para la construcción de ciudad.
iii) Esa son dos piezas del plan que queremos trazar para La Mesa durante 2015. Quizás La Mesa puede y debe seguir siendo una infraestructura que se moviliza cuando es necesario, o una infraestructura despierta y atenta; queremos medir fuerzas, sondear voluntades y atisbar si tenemos un plan para los próximos meses.

 

Nos reuniremos el miércoles 11 de febrero en INTERMEDIÆ (Matadero Madrid), Paseo de La Chopera, 14 Metro Legazpi. Empezaremos a las 18.30 y acabaremos la sesión sobre las 20.30.

Anuncios